Páginas

jueves, 26 de marzo de 2009

Take a bow... and say goodbye.




THE CRANBERRIES - "FREE TO DECIDE"

It's not worth anything more than this at all/ I live as I choose or I will not live at all/ So return to where you've come from/ Return to where you dwell/ Because harassments not my forte/ But you do it very well

Im free to decide, Im free to decide/ And Im not so suicidal after all/ Im free to decide, Im free to decide/ And Im not so suicidal after all (at all, at all)

You must have nothing more with your mind to do/ There's a war in russia and sarejevo, too

So to hell with what you're thinking/ And to hell with your narrow mind/ You're so distracted from the real thing/ You should leave your life behind (behind)

Im free to decide, Im free to decide/ And Im not so suicidal after all/ Im free to decide, Im free to decide/ And Im not so suicidal after all (at all, at all)

At all, at all, at all




Veloz, etérea, inconstante, impaciente. Huyendo del amor, para evitar que llegue y haga nido. A veces remoloneando en un par de brazos fuertes y una tentadora boca, pero que nunca tendrán amor para ofrecer. (Es la forma de no sentirse culpable en el abandono. Sin amor, no hay resentimiento. Con suerte, otras formas de querer, pero no un lamer eterno de heridas como ya tuvo que presenciar antes...)

Que la docilidad no engañe. Es el elegante abrigo para una indómita naturaleza. Indómita, fría y controladora naturaleza. Que al principio parece adaptarse, amoldarse pero que luego, gira y tira de las riendas tan rápido, que cuesta darse cuenta de la trampa.

Lástima por aquellos que creen tener derechos adquiridos sobre esta caja de pandora. Pobres imbéciles que creen fácil acceder a los pensamientos más profundos (imbéciles por creer que tienen derechos sobre los pensamientos de cualquiera en este mundo. Por algo están en nuestra cabeza y no se escuchan, verdad?). Pobres ingenuos que creen que, incluso accediendo, incluso con derechos, llegan al fondo del alma o a vislumbrar siquiera en un horizonte lejano esta naturaleza tan escurridiza. (La soberbia en algunas personas es absolutamente injustificada... qué lástima!)

Que la paciencia tampoco engañe. Es aguantadora, fuerte y a veces se resiste a darse cuenta que se ha equivocado de objetivo. Pero tiene límites bien definidos. Pocas personas han logrado medirla antes de llegar al borde del abismo que espera detrás de su final. Y son aquellos los que siempre tendrán reservado un lugar especial, un halo dorado que los resguarde y mi fidelidad incondicional.

A los demás, les dedico una profunda reverencia, me quito el sombrero y mientras los veo desbarrancarse, los saludo con la mano. La próxima vez será. Por favor, no sigan participando.

3 comentarios:

amaliovilla dijo...

no sé cómo sonará esto, pero me sorprende mucho tu manera de escribir.

descubro una parte de vos que no conozco, y me gusta.

Juan Pablo Darmanin dijo...

Hermoso!!!!!
Beso!.

insanefranz dijo...

amaliovilla: tampoco sé cómo sonará, pero me gusta sorprenderlo. Considerando que usted es testigo y guardián de muchos pensamientos, no creía tener muchas aristas desconocidas.

Gracias, como siempre le digo. Y no por inercia, sino por una reafirmación constante. Un beso.

Juan: gracias! Sé que esto no es lo usual y entiendo por qué. Así que es doblemente apreciado.
Un abrazo!